¿iPad y educación? ¡Ya no es un debate!

¿Querría un profesor o profesora que sus alumnos/as tuviesen un iPad?

¡POR SUPUESTO!

Incluso aunque solo fuese para investigar otra perspectiva diferente o agregar recursos a nuestra práctica docente. Incluso aunque sólo lo quieras para usarlo como una forma alternativa de desarrollar el aprendizaje…

La investigación apoya que este tipo de dispositivos son una herramienta, un medio, de aprendizaje para el alumnado: las escuelas e institutos de todo el mundo empiezan a implementar tablets PC, y el iPad es la predilecta

¡FUNCIONA!

Cualquier dispositivo móvil puede ayudar en el proceso de aprendizaje: el iPad, sencillamente, es el líder actualmente. Ofrece oportunidades únicas dentra del aula y ayuda en la transición del hogar al colegio. Los y las estudiantes están comprometidos/as con el dispositivo, entusiasmados/as; al igual que los profesores y las profesoras, ante la oportunidad de desarrollar nuevos métodos y formas de estimular a su alumnado (ver 25 cosas que puedes hacer con el iPad en el aula – aunque tus alumnos y alumnas no tengan uno – en bit.ly/N5gNxx)

Pero, entonces… ¿por qué seguimos debatiendo?

Por 3 MOTIVOS:

– Dinero: no es trabajo de los y las docentes preocuparse por las finanzas de las escuelas e institutos; si la escuela puede darse el lujo de permitirse iPads, que pueden ayudarnos en el aula, o de pagar un programa de 1:1, corresponde valorarlo a quién tiene por ocupación la gestión económica del centro educativa. Otro problema: si el dinero no está disponible, no podemos implantar la nueva tecnología (obviamente).

– Gestión del comportamiento: solemos oir/decir cosas como “si los estudiantes están utilizando una tecnología inapropiada podemos tener problemas de comportamiento, no de tecnología”. Esta opinión se ha expresado en muchas redes sociales en numerosísimas ocasiones: suponemos que el alumnado va a utilizar inapropiadamente la tecnología, sí o sí. ¿Es eso una razón para evitar el dispositivo móvil? La nueva tecnología, como la conducción de un vehículo y como cualquier otra cosa, requiere de buenas prácticas, de una actuación tutorial a nivel de aula y en ello estamos trabajando en el colegio.

Aprendizaje: si el dispositivo no es adecuado para realizar una tarea determinada, entonces no lo deberías usar. Así de claro. No hay lecciones ” de iPad”, específicas. Si ves que mejora tu práctica docente, úsalo (como decíamos en este artículo sobre las dos preguntas antes de implantar las TIC en tu clase: bit.ly/MXcmk6). Si no es adecuado, que se quede apagado. El iPad ofrece “un poco más”: fomentar el aprendizaje depende, en primera instancia, del educador o la educadora.

El debate sobre el iPad y la Educación debería centrarse en el USO APROPIADO: es tan nuevo que es natural que se encuentren barreras, trabas; tan normal como que otras/os lo abracen con excesivo entusiasmo. Al margen de estas posiciones extremas, se trata de estimular al alumnado utilizando el iPad y haciendo que cobre un papel importante: el atractivo de esta tablet puede, sencillamente, hacer más fácil el proceso.

Nuestra función, es educar, y que el equipo directivo nos facilitase las cosas es de agradecer. El iPad tiene una gran usabilidad en el aula y es algo positivo ponerla a disposición de tus estudiantes; aunque hay que medir el impacto de los cambios financieros y estructurales yo diría que no es un problema de los educadores y las educadoras. El problema de los y las docentes es alreder de qué, cuándo y dónde utilizar el dispositivo para apoyar la metodología existente [o, ¿cambiarla?]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s